El lúpulo, un ingrediente fundamental en la cerveza

El lúpulo es una de las tres especies de plantas del género Humulus. Es originaria de Europa, Asia occidental y América.

El lúpulo es una planta trepadora, para su propósito se sirve de un robusto tallo de rígidos tricomas que le permiten crecer en altura. Es una planta de guía perenne con tallo de rizoma que rebrota en condiciones favorables, llegando a alcanzar los ocho metros de altura en su crecimiento. Las flores crecen tanto femeninas como masculinas en plantas separadas.

Las flores femeninas del lúpulo son las utilizadas para la fabricación de la cerveza debido a su carácter saborizante y a que actúa como estabilizador de la cerveza. Son de color verde claro y se reúnen en amentos.

La composición del lúpulo comienza con al menos un 1% de aceites esenciales y cuenta con más de cien principios de otro tipo. Contiene resinas amargas en un porcentaje muy variable, desde un 3% hasta un 12%.

El ácido del lúpulo tiene un suave efecto antibiótico contra las bacterias Gram positivas, por lo que favorece la actividad de la levadura en el malteado, he ahí la principal causa de su uso en la fabricación de cerveza.

En la fabricación tradicional de cerveza se utiliza también para contrarrestar el sabor dulce de la malta. La flor femenina debe estar sin fecundar para su uso en la elaboración de la cerveza, la lupulina es el componente que aporta el amargor, el aroma lo aportan los aceites esenciales, unos compuestos volátiles y delicados que provienen de las resinas. El lúpulo es también el elemento responsable de la estimulación del apetito que se produce al consumir cerveza.

El lúpulo puede clasificarse en tres tipos según sus características:

  • Lúpulos amargos: Aportan más elementos amargos que aromáticos. Normalmente son los aceites esenciales los que aportan el amargor.
  • Lúpulos aromáticos: Obviamente aportan notas más aromáticas que amargas. Son utilizados para la variedad Pilsener, una de las más populares.
  • Lúpulos mixtos: Aportan ambas características, si bien al no predominar ninguna de las dos, estas notas están menos potenciadas.

El lúpulo es muy delicado y solo se puede utilizar fresco durante algunos meses del año, normalmente de agosto a octubre. La manipulación merma sus condiciones, por lo que es conveniente añadirlo una vez cosechado y de la manera más natural posible.

Estas son las principales características técnicas del lúpulo, si conoces otras o tienes alguna duda puedes escribirnos en nuestro blog.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *