Pasos básicos para fabricar cerveza casera

Existen miles de tipos de cerveza en el mundo, cada fabricante utiliza sus métodos e ingredientes originando un producto personal y diferente a los demás. A pesar de la gran cantidad de métodos existentes, hay varios pasos básicos para fabricar cerveza casera que son comunes a la mayoría de cervezas estándar.

  • El primer paso es esterilizar los utensilios que vayamos a utilizar. Cualquier microbio que pase de las herramientas al líquido puede provocar que el resultado sea un insano puré. Para esterilizar el material existen muchos productos, el más barato es la lejía alimentaria.
  • A continuación se procede a moler la cebada. Al quedar molida, la cebada pasa las moléculas de azúcar al agua con mayor intensidad. Cualquier elemento de molienda será útil, desde una batidora a cualquier objeto que sea capaz de machacar el grano hasta deshacerlo.
  • La cantidad de agua depende de la cantidad de producción que queramos conseguir. Para una pequeña tirada bastará con diez litros. Un poco antes de que hierva, a unos 75 grados, añadimos la cebada molida con anterioridad. Debemos remover el líquido hasta que desaparezcan los grumos. La cocción debe ser de al menos dos horas sin dejar que la temperatura baje de los sesenta grados, manteniendo el líquido por debajo de los setenta grados.
  • Tras dos horas de cocción debemos filtrar el resultado para que quede libre de sólidos. Normalmente un colado no es suficiente, deberemos repetir la operación tantas veces como sea necesario, aunque normalmente es suficiente con dos operaciones.
  • El líquido que tenemos en este momento es el mosto de la cerveza, al añadir el lúpulo se convertirá en cerveza. Hay que hervir el líquido a cien grados y añadir el lúpulo. El tiempo de espera de este paso es de una hora aproximadamente. La cantidad de lúpulo determinará el resultado final. Es muy común añadir la mitad del lúpulo durante los primeros cincuenta minutos y la segunda mitad durante los últimos momentos de cocción.
  • Cuando el líquido llegue a los 25 grados tras la cocción añadimos la levadura. La levadura ayuda al líquido a fermentar, para esto tenemos que tener paciencia. El contenido debe permanecer a una temperatura de entre 20 y 30 grados. El período de fermentación varía dependiendo del proceso. Puede durar cuatro días o puede llegar a los diez. Durante la fermentación se producen burbujas en la superficie, cuando esto cese, será el momento de hacer el trasvase a la botella final. El mosto que quede debe mezclarse con azúcar y debe añadirse a cada botella.
  • Por último, cada botella se debe dejar madurar unos seis meses hasta que finalmente podamos disfrutar de nuestra cerveza.

Estos son los pasos básicos para la elaboración de cerveza casera, si quieres dejarnos tus sugerencias escríbenos en nuestro blog.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *